mayo, 2020

Don Melchor obtiene 100 puntos por James Suckling

La cosecha 2018 del Cabernet Sauvignon ícono de Puente Alto recibió el puntaje más alto de su historia, marcando un importante hito para la marca y para la industria del vino chileno.

 

Don Melchor 2018, vino elaborado por el destacado enólogo Enrique Tirado, recibió 100 puntos por parte del crítico norteamericano James Suckling, la puntuación máxima que un vino puede recibir, marcando un verdadero hito en su trayectoria.

 

Además de otorgarle la puntuación perfecta, el crítico comentó sobre el vino: “Esto es alucinante. La vitalidad y energía en este vino es deslumbrante. La complejidad de los aromas es impresionante con flores, grosellas negras, frambuesas, y duraznos. Cuerpo amplio, aunque muy refinado y pulido con textura impecable y belleza. El largo es maravilloso. Este es un testimonio al equilibrio, la armonía y la transparencia en un gran tinto.”

 

Con la obtención de estos históricos 100 puntos por parte de James Suckling, Don Melchor consolida su posición como uno de los grandes Cabernet Sauvignon de alta gama del mundo.

 

Este reconocimiento además posiciona al terroir de Puente Alto entre los mejores del mundo, un lugar con condiciones únicas, capaz de mostrar al mundo el gran potencial de Chile para producir grandes vinos, y el origen que ha impulsado desde hace más de 30 años la viticultura y enología de alta calidad en Chile.

 

“La perseverancia en la búsqueda de la mejor expresión y calidad, nos ha permitido obtener este puntaje perfecto, el cual recibimos con mucha alegría como el resultado de una gran cosecha como fue la 2018. Sin duda, esto no sería posible sin el Terroir de Puente Alto, su viñedo, suelo y clima, que nos permiten en cada cosecha producir un vino único”, señala Enrique Tirado.

La belleza de la composición

Puente Alto es un terroir privilegiado, marcado por la singular combinación de suelo, clima, un vinedo excepcional y el minucioso trabajo del equipo agrícola y enológico.

El vinedo Don Melchor ha jugado un importante rol en la historia moderna del vino chileno. Emplazado a los pies de la cordillera de los Andes, en la ribera norte del río Maipo en el valle del Maipo, -a 650 metros sobre el nivel del mar- la historia del vinedo se remonta a mediados del siglo XIX, cuando las primeras variedades francesas pre filoxera fueron importadas desde Francia.

Actualmente, el vinedo está conformado por 127 hectáreas, divididas en siete parcelas, de las cuales 90% corresponden a Cabernet Sauvignon, 7,1% a Cabernet Franc, 1,9 %, a Merlot y un 1% a Petit Verdot. Fruto de la extensa investigación, de las 127 hectáreas que conforman el vinedo Don Melchor, se subdividen siete parcelas de Cabernet Sauvignon y pequenas parcelas de Cabernet Franc, Merlot y Petit Verdot. Cada una de ellas, a su vez, se ha dividido en microparcelas, de manera tal que cada cual se trabaje en forma específica y detallada, respondiendo a las necesidades de cada planta, hilera por hilera, para poder lograr el equilibrio perfecto en concordancia con las características climáticas de cada ano.

La vendimia de Don Melchor se determina degustando y realizando análisis específicos a la uva. Ésta se cosecha a mano, entre mediados de abril y principios de mayo y solo aquellos granos de uva maduros, intactos y saludables son seleccionados para la fermentación en tanques de acero
inoxidable. Cada sección homogénea se vinifica por separado, poniendo especial cuidado a la temperatura y a los remontajes de cada estanque. Por su parte, el color y los taninos se extraen de los hollejos y semillas de la uva, a través de una delicada maceración.

Después de la fermentación, estos hollejos y semillas son prensados para conservar la máxima calidad de taninos de la uva.

Una nueva cosecha de Don Melchor nace del perfecto equilibrio en las proporciones de los distintos Cabernet Sauvignon, provenientes de las diversas parcelas del vinedo, formarán la mezcla final, pudiendo incorporar solo el 60 a 70% del vino total. Algunos anos, pequenos porcentajes de Cabernet Franc, Merlot y Petit Verdot se agregan para sumar complejidad y elegancia a la mezcla final.

Así, cada ano en el pueblo de Lamarque, Bordeaux, Francia, el enólogo Enrique Tirado se reúne con Eric Boissenot -hijo del connotado consultor bordelés Jacques Boissenot- para probar más de 150 lotes del vinedo, seleccionando solo aquellos que, en una proporción exacta, expresarán la belleza del equilibrio de Don Melchor a través de una nueva cosecha.

Una vez definida la mezcla, la nueva anada de Don Melchor ingresa a barricas de encina francesa de los bosques de Allier, Tronçais y Nevers. Cerca de dos tercios de las barricas son nuevas y el tercio restante ha pasado por un previo uso. Después de un período de 14 a 15 meses, el vino es embotellado y continúa su guarda por un ano más, desarrollando así la complejidad y elegancia propias de Don Melchor.

Acerca de Enrique Tirado

Durante más de 20 anos, el enólogo Enrique Tirado ha sido una de las figuras más influyentes de la vinicultura chilena gracias a su incansable labor y dedicación con Don Melchor. Su pasión y compromiso han llevado a Don Melchor a ser reconocido como el primer ícono del vino chileno, además de ser un referente del Cabernet Sauvignon en todo el mundo, lo que demuestra una vez más la excelencia de este vino y su excepcional terroir. Desde que asumió la gerencia general de Vina Don Melchor en 2019, Enrique ha liderado este importante desafío desde un profundo compromiso y experiencia a cargo de Don Melchor y una gran visión de futuro.

Enrique ha dedicado su vida a comprender tanto el suelo como el clima de este singular vinedo, combinando las técnicas tradicionales de gestión agrícola con las nuevas tecnologías para elaborar el mejor vino chileno y una de las mejores expresiones del Cabernet Sauvignon de todo el mundo. El compromiso de Enrique con la comprensión del terroir le ha llevado a liderar el primer estudio de colaboración de suelo y terroir desarrollado en Chile, realizado junto con el Institut National Agronomique Paris-Grignon (INA PG), una de las entidades académicas más prestigiosas de Francia.

Desde la fundación de Don Melchor en 1987, Enrique ha trabajado mano a mano con el reconocido asesor francés Jacques Boissenot, consultor de los más pretigiosos Châteaux de Bordeaux. Es su hijo, Eric Boissenot, quien ahora ha continuado el legado de su padre y colabora con Enrique en la elaboración de Don Melchor.

«Don Melchor es para mí la búsqueda constante de la mejor expresión de cada una de las parras dentro del viñedo, para así lograr en cada vendimia la belleza del equilibrio del terroir de Puente Alto. Ésa es mi verdadera obsesión. Utilizo la tecnología como una herramienta para alcanzar un mayor conocimiento, pero sobre esto, el observar y sentir cada planta y vino, es lo que nos permite conseguir el equilibrio perfecto en cada cosecha».